By My Stoves, microcociña en Manhattan

Na parada exterior de metro perto do JFK estaba moi contento. Brillaba o sol, había neve por todos lados e estaba camiño de Manhattan. Cando o tren meteu a cabeza debaixo da terra e os vagóns —fríos e sucios— comezaron a encherse de xente monocromática, pregunteime durante o resto do traxecto quen carallo me mandaría meterme neste follón.

Saín á rúa 16 coa octava, saquei o móbil para averiguar onde ficaban norte e oeste, camiñei dúas rúas ao sur e cheguei ao meu destino na 14, entre a octava e a séptima. Robert, o meu xefe durante os vindeiros 6 meses, recibíume, presentoume rapidamente a algunhas das persoas coas que vou traballar e deixoume descansar no meu microestudio. Foi abrir a porta e mudar de humor de novo.

Nova York vai molar moito.

5 Responses to “By My Stoves, microcociña en Manhattan”

  1. Itzi Says:

    La gordura es aislante y debe hacer mucho frío. Eso se quema andando, pateando y descubriendo NY.
    Hay mil opciones en esa cocina. La mía es casi el doble, no tanto, pero me da para mis multiplísimas prácticas.

    Ánimo. Te sigo de cerca :)

    Océanos de amor ❤️

  2. Marta Says:

    Ñó! Tes unha brújula no móbil?
    La cocina es monisísima! Ponle colores en la paredes! Bicos

  3. Rodrigao Says:

    Itzi, muchas gracias. Está siendo muy divertido cocinar aquí. Esta semana tengo que hacer un New York Cheesecake para una apuesta. ¡Qué nervios!

    Marta, chula, chula, chula. E xa te enviarei fotos do outro metro cadrado.

    Bicos!

  4. patencia Says:

    ¿Quién dijo que el sabor de la comida tenía alguna relación con el tamaño de la cocina?

    Disfruta del nuevo capítulo en la Historia de Rodrigo. Yo ya lo estoy haciendo.

    Besos desde Londres, donde las cocinas no son mucho más grandes.

  5. Rodrigao Says:

    Gracias, Paloma, tienes razón. Está siendo muy divertido cocinar estos centímetros cuadrados.

    : *