Tortilla de pés de boletus

María foi á segunda persoa coa que probei os cogumelos silvestres. Vivía no piso de arriba, no meu cuarto e quinto ano estudando en Santiago. Ela, Josefina e Conchi aínda seguen a ser “as veciñas”.

Naqueles dous pisos de Santa Marta 17 xuntábanse dúas das mellores cociñas estudiantís de toda Compostela, cunha despensa xeralmente modesta pero con alegrías periódicas como aqueles boletus edulis cos que apareceu María nunha ocasión (por delicias, que non fora, aínda que non sempre apreciadas: lembro a historia dunha empanada de lamprea que circulou por varias casas antes de acabar no lixo, que daba noxo aquela especia de serpe. Eu, cousa rara, pasaba xusto eses días fora da cidade).

O martes pasado María faloume dunha tortilla de pés de andoas que fai a súa nai. O sábado marchamos aos cogumelos e volvimos cargados de boletus edulis e boletus erythropus moi novos e carnosos. Tiña que probar a facer esa tortilla.

Ingredientes:
- Un par de pés de andoa cortado en rodelas grosas.
- Dous ovos.
- Aceite e sal.
- pó de andoa, se o hai.

1.- Fritimos nun pouco de aceite os pés dos cogumelos durante un par de minutos por cada lado. Retiramos e reservamos.
2.- Batimos os ovos, cun pouco de pó de andoa para dar sabor.
3.- Botamos de novo os cogumelos na tixola, salpementamos e deitamos os ovos enriba.
4.- Deixamos facerse un minuto e damos a volta para que se faga outro minuto máis. Sacamos. Debe quedar como unha tortilla de Betanzos, co ovo pouco callado para poder mollar o pan.

Esta é unha tortilla excelente para comezar un domingo.

8 Responses to “Tortilla de pés de boletus”

  1. Andrés Says:

    Todavía no he sido capaz de probar o hacer una tortilla como cualquiera de las tuyas. Insuperable (e inalcanzable para mí) ese huevo tipo Betanzos.

  2. Rodrigao Says:

    Andrés, la próxima vez hacemos una juntos: yo dirijo y tú ejecutas. Seremos como esos dos de la Coca-Cola…

  3. Itzi Says:

    ¿puedo mirar? mientras os salpicáis de harina, os pringáis con el huevo, ¡ay, que no, tonto, que sí, ven…!
    En fin, que echo de menos los calzoncillos.

    PD: Menuda crítica mierdera hiciste del blog tecnomarujil…

    Océanos de tortillas :) )

  4. Maritxu Says:

    Boas noites!
    Me gusta mucho lo poco que he visto de tu blog, así que tengo que seguir investigando.
    Muy rica esta forma de aprovechar los pies; por curiosidad, ¿qué preparaste con las cabezas? Qué joya, las setas! Y que no he estado aún en Betanzos… imperdonable!
    Biquiños de una medio gallega de Bilbao!

  5. Rodrigao Says:

    Itzi, eso depende de la importancia que le des al bacon. Yo mucha, mi crítica era fiera.

    Eskerrik asko, Maritxu. Con los boletus casi siempre hago lo mismo:

    mushrooms on toast
    - mantequilla.
    - buenas setas
    - sal y pimenta
    - rebanada de pan

    Tuestas el pan hasta que quede muy dorado —esto es importantísimo—. Salteas brevemente las setas, echa sal, pimienta y termina poniendo todo encima de la tostada. Que no quede ni una gota de jugo en la sartén, toda encima del pan.

    Soy un nostálgico y me recuerda al St. John, mi restaurante favorito. Pero como tenia tantas, congelé unas cuantas, sequé otras y el resto lo utilicé en un wellington de buey.

    ¿Dame ideas, que por ahí sois más de setas que por aquí?

    Muxus!

  6. Maritxu Says:

    ¿Que te dé ideas a tí una cocinillas aficionada? Madre, qué más quisiera yo…
    Bueno, después de pensar todo el día, ésto es lo que hay: suelo hacer para cenar un revoltijo verdulero poniendo en la sartén un filete de pechuga ó lomo y todo lo que veo por la nevera, ajo, cebolla, pimientos verdes y rojo, zanahoria, puerro, todo troceado, también la carne claro, lo rehogo unos diez minutos, puñado de setas congeladas ó frescas, si hay suerte, y un par de huevos, ah, y pimentón picante, ya fuera del fuego.
    Un día puse unas amanitas caesareas al horno, cinco minutos, en láminas con un poco de aceite, sal y ajo.
    Oigo mucho hablar de comerlas crudas en ensalada, pero no las he probado.
    Y éso es todo, amigos, biquiños!

  7. Rodrigao Says:

    ¡¡¡Maritxu!!!!! ¿¿¿amanitas caesareas????? esas no las he probado en la vida, aquí no se dan….. ohhhhhhhhh, ¿¿¿me invitas??? : ) : ) : ) : ) : )

  8. Maritxu Says:

    Ay qué gracioso, nunca he visto tanta admiración e interrogación juntas.
    Por supuesto que te invito cuando haya ocasión; aquí tampoco se dan, pero tengo la suerte de tener un amigo leonés al que le gusta más cogerlas que comerlas y la verdad es que son especiales, yo no soy muy setera pero el sabor y la cremosidad de éstas son únicos, la pena es que no aparecen todos los años; mientras me llegan a mí, acércate a León, en casi cualquier restaurante suelen tenerlas a un precio no muy exagerado, creo yo; voy a ver qué cuentas del bacon, hasta ahora!