Breakfast for Paloma

Hay cosas que me gustaría hacer y no puedo. Desde los 17 años he vivido en muchos sitios, a veces haciendo nuevos amigos, como Paloma. Nos conocimos en marzo del 99 en un congreso en Granada al que fui por casualidad. A los dos años me mudé a Madrid y allí el multitrio (Paloma, María and I) cocinaba y hacía salidas domingueras con mantel a cuadros y café de olla. Luego me fui a Irlanda y Paloma vino a hacerme la visita a Castlebar; después fueron Granada, Coruña, Corcubión, Londrés… sí, en casi todos los sitios en los que he vivido hubo visita suya. Ahora está en Londres, adonde tengo muchísimas ganas de volver y cocinar para ella y para Mario y ponernos al día con mucho vino. Pero por ahora no toca.

María, una de mis nuevas amistades viguesas, me dice que los domingos son para la gente feliz. Aunque este haya sido un poco raro, el pasado fue muy entretenido, metido en la cocina secando boletus edulis recogidos el día anterior, disfrutando de una mañana tranquila y soleada y escribiéndole una carta a Paloma mientras hacía un mushrooms on toast al que me hubiese gustado invitarla:

La receta no tiene más secreto que las setas silvestres, un buen pan, mantequilla y un té fuerte para beber. Se laminan, se saltean, se les añade sal y se ponen sobre una rebanada de pan tostado con todo el jugo que suelten.

Disfrutarla acompañado, sea como sea.

4 Responses to “Breakfast for Paloma”

  1. Itzi Says:

    Buenos días,
    ¡Qué bien que todavía se mantenga la buena costumbre de escribir sobre papel. O eso he creído interpretar. Carta de las de sello.
    Carta de la de transmitir sentimientos con la trazada del boli, lápiz o pluma. El caso es completar la comunicación
    La receta debió de ser fabulosa. Pero no comprendo la obligatoriedad de compartirla. Compartir es fabuloso, pero sabiendo estar a gusto en soledad.

    Me alegro de no haberme perdido esta.
    Me encanta leerte.

    Océanos de amor…

  2. Anonymous Says:

    ¡Vaya sorpresa! y ¡Vaya ilusión!
    Leí la carta (que me llegó hoy; y sí, Itzi, es manscrita!) antes de comer y el desayuno compartido coincidió con mi comida (¡menos mal! porque mis rice crispies impepinables de por la mañana no pegan mucho con las setas que se ven increíbles, pero quedan perfectos con el curry de langostinos)
    Me queda pendiente visitarte en Vigo y lo haré. Esos días de domingueros fueron maravillosos, pero habrá más – quizás distintos – y seguiremos cultivándolos.
    Mil gracias por sacarme una gran sonrisa, por todos esos días felices y los que quedan.
    :)

  3. Rodrigao Says:

    Itzi, de eso se trata, de llegar a compartir sabiendo estar solo. Y esta era una de esas cosas que no se pueden disfrutar sin compañía.

    Anonymous, no me hackees el blog! :P

    En Vigo me voy a quedar una buena temporada, que hay muchas cosas que hacer, así que sin prisas. Os llevaré a O Ribeiro, a O Morrazo, a las Terras de Celanova, al mercado de O Berbés, de vinos por las tabernas marineras de Bouzas, al Nisio a comer centollas y peixe, a O Turista a compartir albariño y licor café sin etiquetas con las palomas de las de alas y gaviotas…

    Muchas gracias a ti por estar siempre ahí. Bicos mil.

  4. Paloma Says:

    UY! No me había dado cuenta de que no había puesto mi nombre. Pues eso, la Anonymous de arriba era yo – por si alguien lo dudaba ;)

Leave a Reply