Qué hacer si te dan calabazas

Últimamente no paran de darme curcubitáceas, todas de un tamaño considerable. Tengo en la despensa dos calabazas y un calabacín (aunque no entiendo muy el diminutivo cuando esta pieza debe de pesar 2 ó 3 kilos) y no sé qué hacer con ellos.


Qué hacer si te dan calabazas from Rodrigo Varela on Vimeo.

Estuve buscando referencias en varios libros de cocina y no encontré demasiadas. Probablemente fue siempre comida para pobres y cerdos, de esos ingredientes que sólo merecen una pequeña entrada en la Larousse Gastronomique, pese a ser el ingrediente indispensable para hacer el cabello de ángel, ser la base de unos gnocchi estupendos, de curiosas preparaciones como el arrope o de la clásica pumpkin pie norteamericana reservada para la cena de Acción de Gracias.

Busco nuevas ideas. Si se te ocurre algo para hacer con cabalazas te agradecería que me lo comentaras. Mientras tanto, sigo buscando otras recetas.

13 Responses to “Qué hacer si te dan calabazas”

  1. patencia Says:

    Yo cuando veo calabazas, me entusiasmo. Son preciosas y además, buenísimas.
    Mi sopa favorita (o puré como algunos la llaman) es la de calabaza o, como le decían en Venezuela, Auyama. Se hace como las demás cremas/sopas/purés (sin bechamel, claro) y en mi restaurante favorito en Caracas le echaban un poquitín de amaretto.
    En mi casa, mi madre hace un postre de calabaza, que tiene mucho éxito entre mis hermanos y ahora sobrinos. Creo que es mexicano y popular. Se mete la calabaza en trozos medianos a la olla express con un poco de agua y bastante panela/papelón/piloncillo (soy políglota, verás ;) ) Cuando sale, la calabaza está medio desintegrada y con melaza. Se come en un plato hondo con leche. Buenísimo.
    El Pumpkin pie (en inglés hasta el nombre de la calabaza es bonito), es tb uno de mis favoritos, así que si lo haces, guárdame un trocito.
    AH! ¿y no rellenamos de calabaza los ravioli que hicimos aquella vez con nuestra máquina?
    Bueno, me voy antes de convertirme en calabaza.

  2. JAB Says:

    Mi suegra tiene una receta de calabaza frita muy buena que acompañada de unos pimientos secos fritos o un poco de choricillo está de lujo. El plato se conoce como “cuarrécano” en la provincia de Jaén o “choto de balate” en Granada.

  3. Rodrigao Says:

    Paloma, tengo un montón de calabaza, pero no tengo olla express. Voy a buscar recetas a ver si encuentro los tiempos de cocción en olla normal.

    Y sí, ahora recuerdo aquellos ravioli rellenos de calabaza. Pero no fue “rellenamos” sino “rellenaste” porque lo montaste todo tú.

    ¿no tenías de tiempo hasta las 12 antes de la transformación ?

    Jab, muchas gracias por la idea. Tiene una pinta estupenda http://tinyurl.com/53g6g7 y mientras no pueda bajar por Granada me contentaré recordando(la)(os) delante de un buen plato.

  4. patencia Says:

    Claro, en olla normal también se puede hacer y así te calienta un poco la casa…

    Y… no te fies! Uno no sabe la zona horaria en la que está el encantador/a que te convierte en calabaza.

    Por último: siempre puedes hacer tempura con la calabaza, aunque para no ser monotemático tendrás que tener más verduras..

    Y si aún te sobra, métela en la maleta y vente a Londres. Alternativamente, agárrate bien al calabazón ese verde y catapúltalo hacia el norte.

  5. Rodrigao Says:

    :D Me gusta la idea de la catapulta: puedo utilizar una que nos montaron en la plaza del pueblo para el mercado medieval, pero, por favor, ponme un par de colchones en Covent Garden.

  6. Fran Says:

    Hola Rodrigo.
    Ana hace un puré de calabacín muy majo. Si lo quieres le pido la cena.

    En cuanto a la calabaza hizo una receta del libro de Simone Ortega “1080 recetas” que estaba muy bien, pero para mí no compensaba el trabajo que le dió. Tanto es así que tengo en casa dos tapers congelados de dicho pure de calabaza.

    Un abrazo.

  7. Rodrigao Says:

    Irei pedir a Eduardo o libro e ver que tem. Por certo, quando estava em Londres,-fiz-se a apresentação da tradução de Simone Ortega e estava a ser todo um sucesso. Ademais com o engadido da tradição editorial inglesa, que resultou num livro precioso.

    Apertas meu.

  8. Montrovita Says:

    O outro día, estabamos a falar dos buñuelos e unha amiga de Alicante dixo que eran de cabaza; eu, como non son unha entendida neles, díxenlle que non me soaba pero que podía ser, que xa o preguntaría. Resulta que debe ser pola súa terra por onde se fan con elas.

    Xa lle preguntarei pola receta para darcha.

    Un bico.

  9. Rodrigao Says:

    Espero essa receita (engado à listagem de petições post-parto?) um bico.

  10. Montrovita Says:

    Non fai falla, os buñuelos non é algo que esté a botar de menos. Polo de agora só as cousas que mais me gustan e non podo comer.

  11. pia Says:

    Non todalas cabazas serven para facer o cabelo de anxo. A que usamos e a chamada cidra.
    Vai uma receita da cociña de Evo Morales.
    1 Cabaza grande.
    Mes mopeso de pulpa que de azucre.
    1 Rama de Canela.
    2 Cravos.
    1/2 taza de pasas sen Josefas (pepas).
    1/2 taza de noces ou amendoas peladas.

    Meter no forno a cabaza (180º)
    , durante uma hora e media.
    A pel ten que quedar tostada e suave.
    Sacamola pula desfiando cun garfo.
    Podemos secar as Josefas.
    Pesamola pulpa e poñemos o mesmo peso de azucre.
    Pasamos para ola non aluminio; iste material ennegrece a froita.
    Deixamos a lume moi suaviño ca canela e o cravo.
    Pasados 15 minutos, deixamos repousar ata o día sejinte.
    O día seguinte volvemos a cociñala durante 15 ou 20 minutos ata que colla coor de canela oscuro.
    Enfriar e pasar para frascos.

    Hay outro tipo de cabaza que e de corlaranxa e mais pequena en America chamase zapallo. E moi boa para cremas e sopar.
    Eu tamen gosto do caldo galego con cabaza e castañas.

  12. pia Says:

    Nota: non e sacamos a pula e sacamola pulpa ………

  13. Rodrigao Says:

    Muitas, Pia, por esta receita.

    O açúcar, o cravo, a canela e as amendoas fazem-me lembrar uma conserva que fizera há uns anos com berinjela. Se não lembro mal, deixava as berinjelas cortada em cubos em auga e sal, escorria e escaldava; logo preparava uma calda espessa com canela e cravo onde as deixava com uma amendoa cravada no meio. Mui doce, pêro um sabor mui particular.

Leave a Reply