Chutney goes to Hollywood

Vivía naquela vila esquecida da costa norte irlandesa desde había 5 meses e tentaba sobrevivir cos poucos cartos do único traballo de media xornada que atopara. Compartía pisos con outros inmigrantes, borrachos de soldo en especias ou aforradores envilecidos pola ilusión dunha vida mellor. El simplemente tentaba fuxir do seu fracaso, pero a distancia facía de lente de aumento e non do muro de pedra que esperara.

A lapa do fracaso, a fame e o frío entumecía a súa mente e ficaba horas ollando para programas de cociña na televisión. No salón, coa lareira sempre apagada, tentaba quencer o corpo coa pucha de lá, a manta, dous pares de calcetíns de montaña e té barato; e quencía o alma coas receitas de Delia Smith e Nigella Lawson.

O inverno irlandés frío, húmido e escuro, o auga-neve, o arrecendo da turba, os menús de supervivencia de leite e donuts de oferta e as curvas de Nigella encheron o seu imaxinario de grandes banquetes anglosaxóns (porque, aínda que estando en Irlanda, a colonización cultural era evidente). Entrefechaba os ollos, botaba a cabeza para atrás e imaxinaba unha lareira ao carón dunha mesa ateigada de Cheddars, Stiltons, Caerphillys, Eccles cakes, pork pies, potas de ferro enchidas de Lancashire hot pot, pan de soda, pan de centeo e pan branco; clotted cream, marmeladas de laranxa, xenxibre e figos confitados; viños amontillados, champañas e sidra seca de York; amorodos e cereixas de Kent e crumbles de abruños e rubarbo con crema inglesa. Con cada programa, esa mesa íase agrandando para dar cabida a novos pratos.

Aquel día especialmente triste, sen recibir correo postal, sen recibir correo electrónico, Delia Smith explicaba como facer o mellor chutnei do mundo con ameixas amargas, cebola, vinagre, allo, azucre, zimbro, canela, pasas e xenxibre. Este mollo agridoce, que precisaba repouso de meses para amansar o vigor do vinagre e atopar a harmonía entre os seus ingredientes, cautivouno. Se cadra porque á súa personalidade bipolar acaíanlle perfectamente as receitas con ingredientes tan contraditorios como o allo e o azucre.

Pechou aínda con máis forza os ollos, desexou estar a miles de kilómetros de alí e prometeuse facer chutnei de ameixas á primeira ocasión que tivera para compartir aquela mesa imaxinada naquel inverno gris do Condado de Donegal.

* se che interesa, a receita deste chutney está na web de Delia Smith.

8 Responses to “Chutney goes to Hollywood”

  1. Ibán Says:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJA Ahora me lo explico todo!!!!
    Lo de las palomitas como método de embalaje: 10/10 ;)
    Muy muy agradecido por el regalo; estas son las cosas que merecen la pena en la vida.

  2. Chutney de ciruelas de Rodrigo Says:

    [...] Corcubión, un lugar de nombre tan bello como imagino su costa. Es el chutney de ciruelas de su último post (no os perdáis el método de embalaje). Recién llegado de la oficina de Correos lo disfruto con [...]

  3. idu Says:

    Me he acercado al ver el destino del chutney
    Muy muy muy bueno Rodrigo

  4. admin Says:

    Ibán, lo malo es que ahora todas las palomitas vienen listas para el microondas, envueltas en una capa de grasa. Tuve que lavarlas con lavavajillas! XDDDD

    Idu, muchas gracias! aunque no sé si te refieres al embalaje, al chutney o al vídeo ;)

  5. Ana Says:

    Es muy bueno el embalaje, el chutney, el vídeo y el blog entero, Rodrigo. Es el otro gran descubrimiento que debo agradecer a Ibán (seguro que te gustará saber que compartes podio con la clotted cream y las salchichas de Cumbria ;)
    ¡Muchas gracias!

  6. Lamorack Says:

    Grande… qué arte…

    xD

  7. Rodrigao Says:

    Ana, muchas veces! me encanta ese podio. Yo le daría los diplomas olímpicos a los pork pies (de Ian Hartland, a poder ser), a el potted shrimp y a la mostaza inglesa. Estoy

    Lamorack, nada más que una :) :D

  8. idu Says:

    A la etiqueta del tarro por supuesto! jejeje

Leave a Reply