Archive for August, 2011

Chanclas, bañador e leite merengado

Wednesday, August 31st, 2011

Cando visitaba o sur-sur coñecín o leite merengado, unha larpeirada que horrorizaría ao Dr. Camacho. Non sei cales son os efectos nocivos do leite, azucre, sal, canela, vainilla e limón, pero si os beneficios: un vaso fresquiño nunha mañá de calor abafante arráncame un sorriso por sombrío que teña o ánimo.

E se James Bond tomaba martinis con esmoquin branco, eu tomo leite merengado con chanclas e bañador neste clima subtropical da Ría de Vigo.

Ingredientes
- 1 litro de leite de verdade (de cartón non, que está morto)
- 1/2 baíña de vainilla
- 1 pau de canela e unha cullerada de canela en po
- a pel dun limón pequeno
- azucre ao gusto
- un chisco de sal

1- Cortamos a baíña de vainilla pola metade. Separamos as sementes cun coitelo.
2- Quencemos unha cunca de leite xunto coa canela, pel de limón e vainilla.
3- Tapamos e deixamos repousar 1 hora.
4- Coamos e mesturamos co resto do leite. Engadimos azucre, axitamos e probamos.
5- Cando estea ao noso gusto, botamos un chisco de sal e a canela en po
6- Enfríamos ben. Metemos no conxelador un vaso, onde deitaremos o leite ao día seguinte.

¿Quién es Óscar? (y unos buñuelos)

Monday, August 1st, 2011

Reretomo el blog (ya lo había dicho con el post del ketchup, hace mucho) porque llevo un par de meses en Vigo en donde tengo una cocina enorme con una ventana que da a un parque lleno de niños y árboles, un lugar para pasárselo bien cocinando y grabando.

Es una solución provisional, mientras intento que A convenza a su madre para que me alquile una casa en el casco vello con patio trasero y pilón y poder cocinar al aire libre, que esta ciudad con su clima subtropical se presta a higuera y parrilla.

Bueno, a lo importante: Óscar me envía este vídeo prometido hace dos años, en el que su tía Lola hace unos buñuelos que solo llevan agua, harina, sal, levadura y matalahúva (mimá, que especia tan andaluza), muy distintos de los que estoy acostumbrado, muy azucarados y rellenos de crema pastelera (o sea, de camuflaje fácil).

Como soy esencialista, definición de mi condición que debo a una tortilla y al dominio de la filosofía de los Marqueses de Toba, estos buñuelos con agujero me vienen como anillo al dedo porque Lola es capaz de que su familia se vuelva loca únicamente con cinco ingredientes.

No tienen más ciencia que la experiencia y, si probáis a hacer la receta, seguramente obtengáis trozos de masa frita que solo los salvan el orgullo de cocinero y la vergüenza del invitado, porque para dominar el arte de la cocina esencialista hay que ser abuela.

¿Y Óscar? Óscar es mi conexión granaína, mi otra conexión andaluza. Y con tan poca cosa, resumo un mundo.

¡Ah, la receta!:

- 5 kilos de harina.
- 3,5 litros de agua
- Un buen puñado de sal
- Un trozo del tamaño de dos nueces de levadura
- Un puñado de matalahúva

Mezclamos, amasamos, dejamos reposar, damos forma de rosquilla, freímos y damos vuelta con unas cañas.

A la matalahúva también se le llama anís, pero esta receta sabría peor con este ingrediente.