Archive for the ‘Bares e restaurantes’ Category

Poznan: O bar do leite e um restaurante

Friday, April 10th, 2009

Polonia é um pais de pataqueiros. Isto deve de explicar esta estranha conexão que levo experimentando quase um ano com esta gente.


Poznan: Do bar do leite ao restaurante

(more…)

Las magdalenas del restaurante sin aspavientos

Monday, April 6th, 2009

Hacía años que no me lo pasaba tan bien en un viaje, desde aquel Granada-Antequera-Ikea-Huelva-Granada, con unos higos chumbos y una paleta ibérica en las alforjas.

En esta ocasión me llevé la cámara, para recoger mucho material, que iré publicando en estos días.


Las magdalenas del restaurante sin aspavientos
(more…)

Hostelería cascarilleira en La Barra (A Coruña)

Monday, October 20th, 2008

Han sido muchas generaciones de coruñeses las que han paseado por los Cantones luciendo fachada gracias a las latas de sardina y a la cascarilla, el sustituto barato del café, esclavos de la imagen y el postureo tan típico de algunos vecinos de esta ciudad. Éste es el rasgo que menos me gusta de A Coruña, que tuve que soportar durante años y del que me creía libre; por desgracia, de vez en cuando me encuentro de nuevo con la cultura cascarilleira, cutre hasta la médula.

Ayer por la noche salimos a tomar unos vinos y acabamos en La Barra, un lugar en el que sólo había tomado vinos con tapa incluida, cosa rara en el centro, y unas patatas alioli bastante malas que atribuí en su momento a la cantidad de gente que había en el local. Cris lo conocía como “El Pretencioso”, en dónde todavía se sirven raciones (escasas) en horteras y trasnochadas losas de pizarra. Pero lo peor no es la presentación, sino la comida y el servicio.

Poco promete un bar en el que te sirven microcroquetas fritas en aceite rancio en una copa de martini. Pero lo peor estaba por llegar y la tosta de bacalao tampoco defraudó: no había forma de comérselo. Se lo comentamos al camarero, se llevo el plato con los restos a la cocina para devolvérnoslo al momento y decirnos que el cocinero aseguraba que el bacalao no estaba caducado. “Si eso no lo dudamos, el problema no es la fecha de caducidad sino que el bacalao es malo”. Cris apostó a que no nos lo cobraban, pero siendo de A Rúa y estando poco familiarizada con la hosteleria cascarilleira, obviamente se equivocó. Ni una disculpa ni invitación a café o postre, una cuenta de casi 30€ por 10 croquetas diámetro de canica, suspiros de carpaccio, el dichoso bacalao, una botella Godello y la sensación de que nos habían tomado el pelo son los motivos de este post.

Menos mal que nos quedan el Gayoso, Casa Saqués, el Montecarlo, Os Belés, O Carreteiro y otros tantos bares de barrio que entienden a la perfección lo que significa ofrecernos buenos momentos compartiendo vino y comida.

Mañana retomo temas más simpáticos y publico el vídeo del pumkin pie con masa cruda (semifracaso)